-

No le importe a Ud. de quién sean las aguas, o mejor dicho, quién se pretenda dueño de ellas. Ocúpese por entenderlas y ayudarlas
Dr. Ing. Bruno Ferrari Bono - 1995

...

Para Visualizar a escala legible, haga Click sobre cada imágen

sábado, 28 de enero de 2012

Acceso al lago Escondido

Pidiendo permiso para pasar por el campo privado... ¿qué Tranquera hay Cerrada?
Tranquera Cerrada - oleo de Ricardo Grando
¿Es acaso esta imágen la que tenemos respecto al ingreso al lago Escondido?

Si quiero ir a la costa de un río que no tiene acceso público y debo pasar por un campo propiedad de un vecino, lo menos que debo hacer es acercarme a las casas y pedir permiso. Seguramente me dirán que si, como durante tantos años lo hemos hecho en distintos lugares de la región, generalmente sin rechazo.

Si quiero entrar al Lago Escondido, lo único que tengo que hacer es ir hasta el sitio y pedir permiso. Si voy en vehículo, seguramente una vez constatado nuestro seguro, nos abrirán la tranquera y, si así lo deseamos, podemos solicitar que alguien nos reciba y nos acompañe.

Esto es un hecho indiscutible desde que Don José Lewis se instaló en nuestra zona. Nunca existieron negativas a que alguien entre a visitar el lago, siempre y cuando se haya pedido permiso, amistosamente.

En los años que llevo habitando la Comarca nunca encontré semejante grado de disposición a acompañar a una región por parte de una empresa como la puesta por Lago Escondido, pero, eso en lugar de estimular a acrecentar confianza, en algunos de no tan buen pensar genera desconfianza, suponiendo que a cambio de sus aportes, el magnate y sus súbditos deben sacar alguna ventaja importante desconocida, o que hacen ¨chapa¨ exhibiendo dádivas apuntando hacia beneficios subyacentes, desconocidos y seguramente depredadores.

Montados en la suposición imaginaria de que Lewis se quiere llevar nuestras aguas o que en Lago Escondido tiene que haber necesariamente ¨algo escondido¨ porque el dueño es un gringo millonario, una parte limitada pero resentida, sonora y tan protestataria como contestataria de nuestra comunidad regional, enarbolando una ¨argentinidad al palo¨ arrasante, escupiendo con ardiente psicoriginariobolchismo, no puede restitir de señalar arrogante contra el lugar, contra su dueño, el administrador y la empresa... y consecuentemente contra todas las familias que dependen del trabajo otorgado en un sitio que antes no daba más que temor. Pero aún así, pese a los desprecios sostenidos y a la pertinaz mala onda enfocada hacia ellos, su abierta y flexible modalidad persiste.

Y, como ese rechazo finalmente se funda de una intensa exaltación de egos y autobombos, difícilmente aquellos arrogantes orgullosos que se resisten a pedir permiso para entrar al Lago Escondido se dignen bajar un peldaño de su importancia personal para corroborar y comprobar concretamente lo que afirmo, ¨que pidiendo permiso para transitar por el camino privado, nadie está impedido de llegar al lago¨. Para sostener la necedad no hay mejor forma que negarse a comprobar subidos en la supuesta asepsia de no contaminarse con una posible buena onda por parte de los anfitriones propietarios, a quienes algunos siempre suponen tras algún negocio sucio subyacente como resultado de lograr nuestra simpatía. ¿Acaso nadie advierte que estos propietarios particularmente ya tienen más que suficiente y nada pretenden sacarle a nadie?
mmmmmmmmm... como diría mi amigo Ausencio: ¨donde hay corta pensadera no se puede esperar largo alcance¨

Finalmente concluyamos que, pidiendo permiso para acceder al lago por el camino privado, la tranquera está así
Imagen del blog El Gauchoguacho

Respecto a lo expresado... Vaya y verifique por usted mismo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada